Gracias a todos por estar ahí

sábado, 20 de marzo de 2010

Ben Hur - 1960 - Album de cromos

.




Ben Hur 
1960


      La narración que en maravillosas imágenes ofrece éste album procede de una novela inmortal.  Es la historia de Judá Ben-Hur, joven príncipe judío a quien la injusticia de los romanos, invasores de su país, convirtió en esclavo condenándole a remar en las galeras por un crimen del que era inocente.  


      A pesar de que este destino significaba el embrutecimiento y la muerte inevitable, el heróico Ben-Hur supo mantener vivo su espíritu a través de todas las calamidades, supo conservar intactos el amo a su país, el recuerdo de sus seres queridos... y así, cuando en un arrebato de generosidad salvó la vida del almirante de la flota romana, se vio recompensado con la libertad y la riqueza en proporción tal que colmaba todos sus sueños.



      De príncipe de Jerusalen pasó a abrir y cerrar de ojos a galeote y luego, con la misma rapidez, saltó del banco de la galera al lujo, los placeres y comodidades del que podía disfrutar un patricio romano, hijo adoptivo de un gran tribuno, íntimo amigo del mismisimo emperador Tiberio.

      La novela original fue escrita por Lee Wallace un antiguo héroe de la Guerra Civil americana. Esta obra se convirtió, inmediatamente, en todo un éxito editorial.  




      Posteriormente, en 1899, se adaptaría al teatro y la obra llegó a reunir -en el escenario- a mas de 400 actores. El éxito, como no, fue apoteósico.






      Más tarde llegaría el intento de llevarla, por dos veces,  al cine mudo. La primera vez sería en 1907 con gran éxito de público y la idea se repetiría en 1923 con Ramón Novarro como Judá Ben Hur en esta segunda ocasión el metraje de la película fue de 170 minutos de duración, una escena en color y un gran triunfo popular que parecian indicar que el cine ya habia dicho su última palabra sobre este tema, hasta que 30 años después, nació un nuevo Juda Ben-Hur a manos del director William Wyler.




      Cinco años duraron los preparativos del rodaje de esta monumental película, en donde la elaboración del guión justificaba la necesidad de una película de larguisimo metraje, que pese a contar con una infinidad de colaboradores que revisaron el guión no pudieron evitar uno de los errores más tontos de la historia del cine: el jeque Liderim exclama "por las barbas del profeta" refiriendose a Mahoma el cual no nacería hasta 600 años después del periodo en el cual, se narra la historia.





      Para el rodaje todo el equipo se trasladó a Europa a lo prestigiosos estudios de Cinecittà, Italia, y desde 1956 un equipo técnico se instaló en Roma donde se crearon más de 300 decorados distintos, 50 estatuas, la búsqueda de más de 50.000 extras y la construcción de una obra cumbre: El circo (copia exacta del de Antioquía) en el cual trabajaron mas de 1.000 obreros durante un año entero.





      La selección del reparto concentró los máximos esfuerzos de producción y dirección. Wyler se encaprichó de una desconocida actriz, Haya Harareet para el papel de Ester. Para dar vida al personaje principal se pretendía contratar a una primerísima figura del cine y estaba entre Rock Hudson, Burt Lancaster o Marlon Brado pero Myler convenció a los de la MGM de que Charton Heston tenía el perfil perfecto para el papel.



Ilustración del gran portadista Antonio Bernal

      El reparto de Ben-Hur era tan amplio que incluso se permitieron algunas frivolidades tales como seleccionar a Claude Heater, un cantante de ópera californiano para el papel de un Jesucristo cuyo rostro no iba a ser visible nunca o al campeón de boxeo Tibertio Mitri como uno de los romanos que se encuentran en la terma donde se acuerda la apuesta de la carrera.





      El rodaje de Ben-Hur se inició en mayo de 1958 y para la música se contó con el compositor Miklos Rozsa, un enamorado de Roma que también habia puesto música a Quo Vadis. La escena de la carrera de cuádrigas fue sin duda alguna la prueba de fuego, una escena que duraba 20 minutos en pantalla y que necesitó 7 meses para su realización, 4 para preparar y entrenar diariamente a los 70 caballos para acostumbrarlos a los accidentes y encontronazos que podian surgir en el rodaje y 3 para la realización de la misma. Una anécdota del rodaje sería la principal preocupación de Wyler y de su equipo con la arena del circo pues fueron las 40.000 toneladas de arena que debían alisarse o surcarse cada vez que era necesario repetir una toma.






      Ben-Hur se estrenó el 18 de noviembre de 1959 y fué la película más taquillera del año. La noche de los Oscars fue el punto y final del nacimiento de una obra maestra que nunca dejará de asombrar al mundo, once estatuillas consiguieron Wyler y su equipó, convirtiendola hasta hace poco en la película con más Oscars de toda la historia.









PROXIMAMENTE EN COMICS COMPARTIDOS








.